El desafío como motivación

"Cada día es una batalla que afortunadamente ganás o que tenés que saber perder."

Ponerse en los zapatos del cliente, entender qué siente, qué necesita y a qué apunta. Más allá de ofrecerle un buen servicio, el desafío está en pensar juntos el camino exacto, hecho a medida. Solo así se genera el tipo de confianza que es de largo plazo. Georgina Capelán trabaja pensando en eso. Y sabiendo que "cada día es una batalla que afortunadamente ganás o que tenés que saber perder", admite.

Geo

La más nueva del equipo comercial es quien también conduce la unidad de negocio más joven de la empresa: el Depo20. "Entré para cubrir una vacante por licencia maternal, en esos tres meses nos adjudicaron una licitación para gestionar un depósito de mercaderías y me propusieron hacerme cargo comercialmente. Un poquito de miedo me dio, pero era mi oportunidad para brillar y crecer junto a la empresa en algo que era nuevo para todos", comenta.

Geo

Con este gran desafío entre manos pasó a formar parte de un grupo consolidado, donde cada ejecutivo lidera un segmento de negocios específico, Contenedores, Carga General y Proyecto, y Servicios al Cliente y Documentación. Tanto las diferentes habilidades técnicas como la diversidad de personalidades generan un complemento perfecto entre sus integrantes, por lo que la simbiosis termina siendo imbatible.

Desventajas que fortalecen.

Las comparaciones son odiosas dicen, pero a veces ilustran. La desventaja de no contar con una terminal portuaria propia obliga a Montecon a convivir con una multiplicidad de empresas en un mismo espacio, sin embargo, ese mismo desafío ha propulsado a la empresa a realizar un esfuerzo mayor, muchas veces, verdaderos sacrificios. Por eso la empresa dice con humildad y orgullo que ha llegado a realizar el 60 por ciento de la operativa de contenedores en el puerto de Montevideo.

Geo

"Nuestros clientes del exterior se sorprenden de lo bien que trabajamos en esta convivencia, y la verdad es que lo hacemos muy bien."

"En enero está el crucero, el pesquero, el barco de ganado, el chispero, el granelero, etcétera. Nuestros clientes del exterior -desacostumbrados a ver una postal de este estilo- se sorprenden de lo bien que trabajamos en esta convivencia, y la verdad es que lo hacemos muy bien", se ríe orgullosa. Inmersa en la realidad que le toca, la compañía opera con el mejor parque de equipamiento, adaptado a sus condiciones de movimiento constante. "Después es todo corazón, creatividad y vocación de servicio", dice.

Cero monotonía.

Logística es vorágine, aclara Georgina, "por suerte, porque ahí es cuando entramos como protagonistas y podemos marcar la diferencia con el cliente". El ritmo vertiginoso de una actividad portuaria que trabaja de sol a sol, las inclemencias del tiempo que cada tanto hacen postergar la operativa y los imprevistos que puede sufrir la mercadería, entre otras adversidades, llevan al departamento comercial a estar al firme y garantizar que todo salga tal cual fue pactado.

Geo

Georgina Capelan

Ejecutiva Comercial - Depo 20

"Siempre hablamos de la capacidad de reacción en tiempo y forma. El problema está sucediendo aquí y ahora, el cliente tiene un dolor y es que está perdiendo su carga. O hay otro que está esperando, porque en la cadena logística hay equis cantidad de clientes a lo largo del proceso, entonces el dolor se va multiplicando a medida que avanza. Uno ya más o menos conoce las consecuencias posibles, y es clave adelantarse en la resolución de temas o prever paliativos".

Fuertes por dentro.

Geo

"Nada es casual, todo resulta de trabajar organizados, apuntando a resultados concretos y siempre del tipo ganar-ganar junto con los clientes."

Saber que del otro lado del teléfono hay un compañero de Operaciones, de Compras o de Mantenimiento preparado y dispuesto a dar todo de sí para encontrar una solución eficiente, forma parte de un engranaje que termina siendo exitoso y por ende conveniente para el cliente. "Ahí ya hay un trabajo hecho, un problema saneado. Muchas veces la comunicación interna puede jugar muy a favor o muy en contra. A nosotros nos juega a favor y eso nos da mucha tranquilidad".

Dejando de lado los contratiempos, ella resalta el hecho de integrar un grupo humano tan heterogéneo como Montecon que, sin embargo, siempre tira para un mismo lado. "De esa manera contamos con una visión global del negocio. En mi caso, siempre voy a tratar de golpear las puertas de una oficina más técnica para que me puedan asesorar, ya sea desde la experiencia o desde lo profesional".

Luego de cinco años en la empresa, Georgina sabe bien que "nada es casual, todo resulta de trabajar organizados, apuntando a resultados concretos y siempre del tipo ganar-ganar junto con los clientes".

Montecon

Montecon es el principal operador de las áreas públicas del Puerto de Montevideo, tanto para contenedores, como para carga general y carga proyectos. Sus clientes reciben un servicio integral de calidad mundial.